Las despedidas. Protocolo para velorios y funerales.

Protocolo e imagen personal durante velorios y funerales. Foto: Robert Hoetink/Shutterstock
Protocolo e imagen personal durante velorios y funerales. Foto: Robert Hoetink/Shutterstock

Lo único seguro que tenemos en esta vida es la muerte. Es muy probable que a lo largo de los años, nos toque despedirnos de gente que estimamos, o queramos acompañar en el dolor a alguien más, por la pérdida de un ser querido. La imagen personal y el protocolo a seguir deben ser elementos que tengamos muy claros para estos casos, ya que con frecuencia, la muerte llega sin avisar.

Las religiones, culturas y regiones, tienen características particulares ante la muerte. En este artículo hablaremos sobre el protocolo para velorios y funerales, con influencia cristiana, en ciudades de México.

1. Velorio. Asiste principalmente la familia y gente cercana al difunto (incluidos compañeros directos de trabajo). Sólo el círculo más cercano al difunto o su familia, se puede quedar más de 30 minutos. Al funeral o depósito de cenizas, pueden ir personas menos cercanas.

2. Colores. El color que debes llevar es el negro, al menos de que haya alguna especificación al respecto por parte de la familia.

El azul marino y el gris se utilizan cada vez más, y el blanco en combinación con alguno de los anteriores. Los colores y estampados muy llamativos, al igual que los tenis, pans, jeans, maquillaje excesivo o exagerado, escotes y minifaldas, están fuera de lugar. Si el velorio o funeral es muy formal o conservador, las mujeres irán de vestido, y los asistentes utilizarán únicamente el negro (camisa blanca, corbata negra, traje negro). Llevar el luto correctamente, es señal de respeto.

3. Flores. Las flores se mandan al velorio, no se llevan; y deben ser blancas.

4. Comportamiento. Hay que mantener la compostura, en medida de lo posible, sin dramatizar más el momento. Así mismo, “cafeterar al muerto” es burdo. Si te re-encontraste con amigos y familiares con quien quieres platicar con calma, vete a tomar un café a otro lugar.

5. Pésame. Hazlo en medida de lo posible en persona. El teléfono es invasivo; déjalo únicamente para el círculo cercano al difunto y su familia, quienes viven en otra ciudad, están enfermos, los ancianos, o para las causas de fuerza mayor. Evita los mensajes de texto que son muy impersonales. Si te es imposible asistir al velorio o funeral, manda una nota, preferentemente escrita a mano.
A. Qué decir. A veces un fuerte abrazo dice más que mil palabras. Un “lo siento”, o “te acompaño en tu dolor” son suficiente. Si vas a decir algo más, di algo positivo sobre el difunto como por lo que vayas a recordarlo en una frase. Los rollos están completamente fuera de lugar.
B. Cuándo decirlo. Da el pésame al llegar al velorio, sin interrumpir ninguna ceremonia, o bien, al salir del funeral o depósito de cenizas.

6. Féretro. La familia más cercana al difunto, es la que decide si el ataúd permanece abierto o cerrado. Respeta esta decisión.

 

Acompañar a alguien en su dolor al despedir a un ser querido, es un acto muy noble que engrandece a quien lo hace desde el corazón. Evalúa detenidamente, si el evento es uno al que deban asistir niños, sino mejor déjalos en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *