La forma de ganar habla de ti. 3 hábitos para cuidar tu reputación.

Enseña a tu equipo a ganar. Tu reputación está ligada a la de tu equipo. Olimpia, Grecia. 21 de octubre de 2009. Foto: Aris Messini/APF Photo
Enseña a tu equipo a ganar. Tu reputación está ligada a la de tu equipo. Olimpia, Grecia. 21 de octubre de 2009. Foto: Aris Messini/APF Photo

La forma de ganar, dice mucho de quién somos como competidores y como líderes de una organización. Es parte de tu reputación.

En una competencia, se espera que des lo mejor que tienes, y como líder, se espera que saques lo mejor del equipo. Sin embargo, este es el lado idealista de las competencias.

La verdad es que durante cada Olimpiada, muchos competidores ganan medallas, y se rompen récords. Las historias de algunos atletas nos inspiran y su carisma nos vende todo lo que promocionan, hasta que en algunos casos, … nos rompen el corazón.

Los Juegos Olímpicos han atestiguado métodos truculentos, por una medalla. Ese ego que tiene secuestrado un trofeo, se olvida que lograr una medalla está lejos del significado de ganar.. En algunos casos, el tramposo es cachado, y de su reputación quedan cenizas. Recordemos que hay dos cosas que nuca se recuperan: a) la confianza y b), la reputación.

En esa misma línea, la presión dentro de las empresas por “llegar al número”, pone en jaque a los equipos, e incita en ocasiones a salirse de las reglas, bajo una falsa invitación a “ser creativos”. Como líder, necesitas estar muy atento en cómo transmites a tu equipo la expectativa de ganar. Es tu obligación entender cómo gana tu equipo. Así como marcar claramente lo que se espera de ellos, más allá del número.

Finalmente, las organizaciones, tienen sed de líderes inspiradores, transformadores, y constructores, más que de un puñado de jefes. Los líderes que construyen una reputación personal y de equipo, tienen estos 3 hábitos:

1. Ser congruente con lo que piensan, hacen y dicen; aún en las decisiones más difíciles que pongan a prueba sus valores.
2. Poner el ejemplo de ganar de la forma correcta; y si pierden, no pierden la lección.
3. Reconocer tanto al adversario como a los colaboradores y habilitadores.

Te recomiendo ayudes a tu equipo a ganar de la  forma correcta. La reputación de tu equipo hablará de tu propia reputación, y de quién eres como líder y como persona. Tus equipos son sin duda alguna una extensión de tu marca personal.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *