Una extensión de tu imagen profesional: tu oficina

Artículo publicado en Forbes el 30 de enero de 2017.

Los espacios personales sobre los que tenemos poder e influencia, hablan sobre nosotros como líderes y personas. Foto: dotshock/Schutterstock

La ubicación y tamaño de tu oficina hablan de tu poder dentro de la organización, más no de tu influencia.

El orden y contenido de lo que hay en tu oficina hablan de la persona, estilo y lo que valora como líder.La imagen personal y profesional se impactan.

Hay una serie de elementos que indirectamente contribuyen a tu imagen profesional como líder, entre las que están:

  1. la selección que hagas sobre tu equipo directo (talento, calidad de liderazgo, ejecución),
  2. el trato y respuesta de tu asistente a tus clientes internos y externos, equipo de trabajo, así como a tus jefes, y
  3. tu oficina o lugar de trabajo.

En la actualidad, los espacios de las oficinas están cambiando. Algunas personas trabajan desde casa, desde el café de la esquina, en espacios compartidos con colegas. Dentro de algunas oficinas inclusive se ven espacios recreativos, y muchos aún tienen oficinas cerradas. Sin importar desde dónde trabajes, el hecho es que tu espacio de trabajo es una extensión directa de tu imagen profesional.

Es probable que muchos piensen que el tamaño y la ubicación de la oficina son relevantes para mostrar tu propia importancia dentro de una organización. Y en términos generales, sí. Es en un parpadeo que la gente se hace una imagen mental ligada a tu espacio físico, pero más importante es el cómo se ve ese espacio físico que el tamaño y la ubicación del mismo.

 

Cuestionémonos la imagen de los espacios físicos de trabajo desde:

  1. el orden, y
  2. el poder vs. la influencia.

El orden del espacio, así como los artículos que tienes, dicen mucho de ti, de quién eres y en qué te fijas. Por ejemplo, si tienes fotos de tu familia, ¿son visibles a todos o no? ¿Tu vida personal es personal o en realidad pública? ¿Es tu familia un trofeo?; si cuelgas los premios y diplomas, ¿qué tanto estás diciendo que te importa el reconcimiento a través de ellos o necesitas cmprobar tu capacidad y habilidad?; si hay libros, son de adorno o de consulta, o para qué los tienes?; ¿Qué tantos papeles, documentos y en general artículos tienes sobre el escritorio, o inclusive en el piso? ¿Es tu oficina un espacio de trabajo, un espacio social, para almacenar o un museo?

En general un espacio personal habla de cómo está nuestra mente. ¿Está el espacio saturado de cosas? ¿Está ordenado sin importar la cantidad de cosas? ¿Hay pocas cosas, pero significativas? Te invito a hacerte el cuestionamiento verdaderamente con la intención de ver al interior y entender el mensaje que mandas al exterior con ciertos apegos reflejados en tu oficina. Ajusta de acuerdo a lo que quieres proyectar.

Lo anterior aplica inclusive si eres de los que trabaja desde un café – ¿qué tantas cosas llevas al café a trabajar?, y ¿cómo está organizado el dispositivo desde el que trabajas?

El poder, está lejos de significar influencia real. Para este caso empezaré por el cuestionamiento. ¿Tu oficina te da estatus y poder? O ¿Tú le das el estatus y poder a la oficina? En el primer caso es probable que seas jefe, más que líder, por crudo que suene. En el segundo caso, es probable que tu poder emane de la influencia que ejerces, y sin importar si cambias de oficina, tu influencia en la organización permanecerá.

En organizaciones altamente jerárquicas, sin duda el tamaño y la ubicación de tu oficina importan, en primera instancia, hablan de tu poder, más nunca de tu influencia, en lo que hay una gran diferencia.

El tamaño y ubicación de la oficina se pondrá a prueba cada vez que se interactúe contigo, y más vale que estés a la altura porque la caída de la imagen te resta credibilidad, sin importar tus credenciales y contactos.

Veamos la influencia como un estado mental y emocional que te permite conectar con las necesidades de la organización, así como los recursos necesarios para llevar a cabo alguna estrategia. Para tener influencia dentro de una organización se puede hacer desde la posición de un call center hasta el PH en el piso más alto con la mejor vista de la ciudad. Mucho depende de tus habilidades de liderazgo, y el tamaño y ubicación de la oficina quedarán en 2do plano.

Finalmente, las oficinas necesitan ser funcionales para realizar un buen trabajo, para ti como líder, así como para el resto de tu equipo para incrementar la productividad. Asegúrate que tu oficina o lugar de trabajo, sin importar si es un espacio abierto, tenga buena iluminación, esté acondicionada para fomentar la comunicación, y te ayude a sumar a tu imagen profesional.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *