Mujer, una responsabilidad humana: la siguiente generación

Es responsabilidad nuestra inspirar la la siguiente generación de líderes.
Foto: Rawpixel.com / Shutterstocl

Hoy es el día internacional de la mujer, y me parece interesante ver cómo cada año la conversación sobre el tema “mujer” crece, y navega por distintas aristas de contenido. Aún con mucho trabajo por delante, en lo personal lo veo más como un reto a la acción, que un reto de intención, para alcanzar una equidad real entre hombres y mujeres.

¿Qué nos falta para ver a más mujeres talentosas ocupar más puestos de liderazgo?

En mi experiencia, hay 3 aspectos que como mujeres en los negocios podemos hacer fácilmente desde hoy, para ver un cambio tangible en semanas. Es nuestra responsabilidad INSPIRAR a la siguiente generación de niñas y jóvenes ejecutivas a llegar más lejos.
1. Convertirnos en ejemplos profesionales a seguir
2. Habilitar el potencial de nuestro equipo (hombres y mujeres)
3. Formar niñas fuertes y nada de machos en casa

1. Convertirnos en ejemplos profesionales a seguir

a. Imagen personal profesional. Hacernos conscientes del mensaje que mandamos con nuestra apariencia.
b. Historia profesional. Crear un elevador pitch sobre nosotros, y salir a vender nuestra historia dentro de nuestra organización. En 20 segundos necesitamos poder articular quiénes somos y qué queremos.
c. Marca profesional. Definir 3 valores/atributos de tu marca personal por las que realistamente puedas ser conocido de forma positiva dentro de tu organización. ¡Sin miedo a ser diferente, al contrario!
La marca personal profesional, debe estar alineada tanto con la historia profesional, como con la imagen personal profesional. Por ejemplo, si uno de tus valores de marca personal va a ser calidad, la calidad también la debes de demostrar a través de tus entregables, y la calidad de las prendas que utilizas. La congruencia es la clave para que una marca profesional crezca plenamente.

2. Habilitar el potencial de nuestro equipo (hombres y mujeres)

Es fácil y común quedar atrapados en los entregables del trimestre, y en el mejor de los casos el año. Como cabezas de organizaciones, necesitamos asegurarnos que las capacidades de cada miembro de nuestro equipo están en constante desarrollo.
Necesitamos descubrir en nuestro equipo a esas “Malalas” que, pese a las circunstancias o contexto, tienen el poder de cambiar al mundo, si se les da el apoyo adecuado.

3. Formar niñas fuertes y nada de machos en casa

Las niñas fuertes se forman en casa, igual que a los niños que las apoyen para crecer juntos y como complemento. Cualquier niña fuerte necesita a su vez de 3 cosas:
a. Límites claros. Entender que hay límites, se asimila viviéndolos. Ser permisivos fomenta niñas débiles que en el futuro serán presa de abusadores de los más diversos tipos.
b. Porras. Alentar a las niñas a atreverse a hacer cosas nuevas, a crear, jugar con las muñecas, y también con los cochecitos. Reconocer y aplaudir sus logros y esfuerzos.
c. Ejemplo. Al imitar los niños las actitudes de los adultos, educar con el ejemplo es una de las herramientas más poderosas con que las podemos equipar.

Particularmente hoy, en el día internacional de la mujer, dedico estas líneas a todas aquellas mujeres valientes que han dado el paso de la retórica a la acción, e invito a todas a sumarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *