4 pasos para fortalecer tu marca personal. Personal branding. Comunicación

Filtra hasta encontrar una fortaleza que te diferencie de la multitud. Foto: Over White Studio/Shutterstock.
Filtra hasta encontrar una fortaleza que te diferencie de la multitud. Foto: Over White Studio/Shutterstock.

Artículo publicado el 21 de agosto en Forbes.

Al hacer trabajo estratégico alrededor del diseño de una marca personal, es muy importante tener claro entre otras cosas, sobre qué fortalezas quieres construir tu marca. En términos simplistas tu marca personal es, lo que le viene a la mente a la gente sobre ti, cuando sale tu nombre en una conversación.

Las marcas personales están construidas sobre varios pilares, uno importante es el de las fortalezas y diferenciadores positivos. Algunas de las fortalezas, y algunos de los diferenciadores, son los que, por razones estratégicas de plan de marca, se deciden posicionar.

Una lista de fortalezas hará poco. Necesitas profundizar e identificar temas recurrentes, así como fortalezas claves que estratégicamente quieras poner bajo el reflector. Filtra hasta encontrar qué te hace sobresalir de la multitud.  Querer posicionar cada fortaleza que tienes, es equivalente a que alguien pase junto a un espectacular con mucho texto, con letra pequeñita y que al final nadie entienda qué vende.

Las personas con marcas fuertes tienen claro quiénes son y maximizan alguna fortaleza muy específica de forma estratégica.

Pasos a seguir en pilar de fortalezas:

  1. Define sobre qué fortalezas quieres construir tu marca personal.
  2. Identifica qué te diferencia positivamente de la multitud.
  3. Comunica de forma natural tus fortalezas y diferenciadores (incluye palabras clave en tu comunicación diaria)
  4. Pon bajo el reflector tus fortalezas y diferenciadores. Dales visibilidad en acción y tomar retos específicos que te den oportunidad de demostrarlas.

Vivimos en un mundo en que se “consumen y compran marcas” por lo que representan y que de forma consistente se han mantenido fiel a tu promesa de venta. Recuerda que cada interacción es una venta de tu propio capital profesional, con tu equipo, con tu jefe, con tus pares, con tus clientes y proveedores. A nadie le sirve que te mantengas gris o que te mantengas pequeño sin importar tu nivel dentro de la organización. Descubre tu mejor versión y ponla en acción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *